La magia del Humus

Humus500La Magia del Humus. Parte 1

(Extractos del libro Humus de S. Waksman por Eugenio Gras)

En el pasado, el estudio del origen, la naturaleza química y la transformación del humus se limitó principalmente al papel que juega en los procesos del suelo y la nutrición de las plantas. 

Sin embargo, la importancia del humus en el suelo es determinante: sirve como fuente de nutrientes para el crecimiento de las plantas; modifica la naturaleza química y física del suelo de diversas maneras; regula y determina la naturaleza de las poblaciones microbianas y sus actividades, abasteciéndolas de fuentes de energía y diversos nutrientes esenciales para su crecimiento, tanto orgánicos como inorgánicos, y transforma el suelo en un sustrato más favorable para su desarrollo.

El Humus le otorga al suelo algunas de sus más importantes propiedades físicas y químicas. El humus caracteriza el suelo, lo diferencia desde su origen: su abundancia y  naturaleza química es determinante en la formación de los distintos tipos de suelos.

El Humus es al almacén de importantes elementos esenciales para el crecimiento de las plantas, especialmente de carbono e hidrógeno, y también de fósforo, calcio, hierro, manganeso y otros. El humus también influye en la utilización de algunos de estos elementos retenidos en la fracciones inorgánicas del suelo, a través de reacciones químicas con los complejos inorgánicos.

Por otro lado, son también considerables los efectos coloidales del humus en el suelo; sus propiedades de amortiguación que modifican la reacción del suelo; su poder de combinación con las bases; su influencia sobre el potencial de oxidación-reducción del suelo; su capacidad de absorción y retención de ciertas substancias tóxicas perjudiciales para las plantas; su capacidad para abastecer ciertos agentes y pequeñas cantidades de ciertos elementos raros esenciales para el crecimiento de las plantas; su influencia sobre la estructura del suelo, sobre su capacidad de retener humedad y temperatura; así como otras numerosas reacciones que son de importancia directa o indirecta para el crecimiento de las plantas.

De aquí que uno no exagera al afirmar que el conocimiento del humus en el suelo es esencial para una apropiado entendimiento del origen y naturaleza del mismo, así como de los procesos que controlan el crecimiento de las plantas.

Las cambiantes concepciones del Humus.

El  término "humus" data de la época de los romanos, cuando se utilizó para definir al suelo en su totalidad. Mucho tiempo después, el término empezó a ser utilizado para definir la materia orgánica de los suelos, las compostas y diferentes substancias orgánicas. Desde Theophrastus (373-328 A.C.)  hasta Wallerius (1709-1785), la concepción de "oleum unctuosum," que significaba “la grasa del suelo” dominó las ideas de los naturalistas.

El gran botánico Linnaeus (1707-1778) clasificó los suelos de una manera similar a su clasificación de plantas. Algunos de los suelos clasificados así fueron: Humus daedalea (suelo de huerto), Humus ruralis (suelo de cultivo), Humuslatum (suelo de estiércol), Humus damascena (suelo arcilloso), Humus chistosa (suelo rojo arcilloso), etc.

Wallerius (1245) fue el primero en definir “Humus”, en 1761, en términos de materia orgánica en descomposición. Sin embargo, el conocimiento de la naturaleza química del humus y el mecanismo de su formación era todavía muy vago en aquella época.

De Saussure, en su famoso trabajo "Recherches chimiques sur la végétation" (942), dedicó considerable atención al humus (terreau). El encontró que no es una substancia homogénea, sino que consiste en varios complejos (extractos, aceites, sales) los cuáles pueden ser fácilmente extraídos. Se encontró que el humus puede absorber oxígeno que, combinado con carbón en el suelo, resulta en CO2.

Más tarde, el uso del término "materia orgánica" fue el más universalmente aceptado, mientras que otros, que también incluían solo una parte de la materia orgánica, y frecuentemente una muy pequeña parte, se les dio menos consideración.

Ollech (789) definió "humus," en 1890, como "aquello que comprende todas las substancias que se forman en la descomposición de la materia orgánica de origen animal y vegetal o a través de la acción de ciertos agentes sobe su materia orgánica, en la forma de compuestos amorfos, no volátiles, inodoros y de coloración mas o menos negra".

Ramann (859) hablaba de humus o “cuerpos húmicos” como “compuestos coloidales de composición variable, consistentes en coloides intercambiables de substancias de origen vegetal mezcladas con productos de carbón de descomposición rápida. En ambas definiciones, el papel de los microorganismos en la formación de humus se reconoce definitivamente.

Características del humus.

Considerando los procesos de formación de humus, principalmente resultado de las actividades de varios microorganismos, Waksman sugería las siguientes definiciones: Humus es un complejo agregado de substancias amorfas de color café obscuro a negro, las cuales fueron originadas durante la descomposición de residuos de plantas y animales con microorganismos, bajo condiciones aeróbicas y anaeróbicas, generalmente en suelos, compostas, lagunas de oxidación y en el fondo de reservorios de agua.

Químicamente, contiene componentes de materia original de las plantas resistentes a una mayor descomposición; de substancias que están en descomposición; de complejos resultantes de la descomposición, ya sea por hidrólisis o por oxidación y reducción; y de varios compuestos sintetizados por los microorganismos (968). Humus es un cuerpo natural; es una entidad compuesta, tal y como los son las substancias vegetales, animal y microbianas; es aún mucho más complejo químicamente, ya que todos estos compuestos contribuyen a su formación. El humus posee ciertas propiedades físicas, químicas y biológicas que lo hacen distinguirse de otros cuerpos orgánicos naturales.

El humus, en sí mismo o por interacción con ciertos constituyentes del suelo, forma un sistema coloidal complejo, los diferentes constituyentes que mantiene unidos por fuerzas superficiales tiene capacidades de adaptación a condiciones cambiantes de reacción, humedad, y acción de electrolitos. Las numerosas actividades de los microorganismos del suelo se lleven a cabo, en gran parte gracias a este sistema.

Actualmente, se reconoce definitivamente que el humus es el resultado de la descomposición de plantas y animales, principalmente a través de la acción de microorganismos, aunque la posibilidad de que ciertas reacciones químicas formen parte del proceso, no está excluida. El humus, por lo tanto, tiene ciertas propiedades que lo distinguen de otros cuerpos naturales.

Estas propiedades pueden ser resumidas de la siguiente manera:

1.El Humus posee un color café o negro oscuro .

2.El Humus es prácticamente insoluble en agua, aunque una parte de él puede pasar a formar una solución coloidal en el agua. El humus se disuelve en gran parte en una solución alcalina, especialmente si se hierve, dando como resultado un color oscuro; una buena parte de este extracto se precipita cuando la solución alcalina se neutraliza con soluciones ácidas. Ciertos constituyentes del humus también pueden disolverse en soluciones ácidas y precipitarse en el punto isoeléctrico, con un pH de alrededor de 4.8.

3.El Humus contiene una cantidad relativamente elevada de carbono producido por plantas, animales y cuerpos microbianos; el contenido de carbono en el Humus es de entre 55 y 56 por ciento, y frecuentemente alcanza el 58%.

4.El Humus contiene una considerable cantidad de nitrógeno, que puede ser entre 3 y 6 %. A menudo es menor que esta cifras; en el caso de ciertas tierras de turba superficial, por ejemplo, el porcentaje de nitrógeno puede ser de tan solo 0.5-0.8%. También puede ser más alto, especialmente en el subsuelo, en donde puede llegar hasta 10-12%.

5.El Humus contiene los elementos carbón y nitrógeno en proporciones cercanas al 10:1; esto es cierto para muchos suelos y humus en fondos oceánicos, Este ratio varía considerablemente con la naturaleza del humus, el estado de su descomposición, la naturaleza y profundidad del suelo del cual se obtuvo, el clima y las condiciones ambientales bajo las cuales se formó.

6.El Humus no tiene una condición estática, más bien es dinámica ya que constantemente se está formando por residuos de plantas y animales y continuamente se está descomponiendo por microorganismos.

7.El humus sirve de fuente de energía para el desarrollo de varios grupos de microorganismos y, durante su descomposición, libera una corriente continua de dióxido de carbono y amoníaco

8.El Humus se caracteriza por su alta capacidad de intercambio-base, de combinarse con varios constituyentes inorgánicos del suelo, de absorber agua y de expandirse según las condiciones circundantes. Además, posee propiedades físico-químicas que lo convierten en un constituyente valiosísimo de substratos que nutren la vida de las plantas y los animales.

Importancia del humus en los procesos del suelo:

Las funciones del humus en el suelo son principalmente en tres direcciones:

1) Físicas, es por ello que el humus modifica el color del suelo, su textura, estructura, capacidad de retención de humedad y aireación, 2) Químicas, influyendo la solubilidad de ciertos minerales, formando compuestos con algunos elementos como el hierro, el cual se vuelve más disponible para las plantas, además, incrementa las propiedades de amortiguación del suelo, 3) Biológicas, sirviendo de fuente energética para el desarrollo de los microorganismos, así como transformando el suelo en un mejor medio para el crecimiento de plantas más altas; también abastece un lento pero continuo flujo de nutrientes a las plantas.

Tipos de Humus.

Aunque no hay duda que, debido a su relevante papel en la nutrición de las plantas, los tipos el humus más importantes son los que se encuentran en los huertos, existen otros tipos de humus, que aunque no sean utilizados para propósitos agrícolas, juegan un papel muy importante en la industria y oras aplicaciones. Si bien, la importancia del Humus es bastante reconocida, su función en las plantas de climas áridos, en los animales, en el mar y en cuerpos de agua todavía es una materia de especulación. El humus en el carbón y la turba es una fuente de combustible que ha sido uno de las mayores agentes en el desarrollo de la civilización moderna industrial. La función del humus en el origen del petróleo es todavía un tema de debate (1173). Cualquier intento, sin embrago, de dividir el humus basándose en su uso parcial solo probaría ser artificial.

A partir de la sugerencia de Linnaeus de separar el humus en diversos tipos bien diferenciados, se han propuesto varias clasificaciones:

1. La variedad café, que se encuentra en la vegetación viva, en hojas recién caídas, en turba, en algas de mar en descomposición en las costas y en hongos.

2. La variedad negra, que se encuentra en un estado activo de descomposición en las capas profundas del suelo, en hojas y maderas de los bosques, en estiércoles de animal, en turba de pantanos y en lodazales.

3. El humus en estado de transferencia, principalmente en los ríos, lagos, manantiales y aún en el agua de lluvia.

4. El Humus en condiciones fósiles, en forma de lignito, carbón café y otros depósitos carbonáceos, así como en muchos minerales y minerales hidratados como el hierro y manganeso.

El conocimiento acumulado concerniente al origen y la química del humus permite un sistema más lógico de clasificación basado enteramente en el proceso y condiciones de la formación del humus....

.....Continuará

Síguenos en este apasionante mundo de la fertilidad natural.

Eugenio Gras, 27 octubre 2013

 

 

Galería de Fotos en sitio.

Contacta con Máshumus, agréganos a tu red social o envíanos un correo.